22 de enero de 2012

No todos podemos ser Apple

Ni mi empresa es Apple ni yo soy Steve Jobs.

Aunque soy una persona muy parlanchina intento siempre escuchar lo máximo posible, tanto a mis interlocutores como a la famosa "conversación" que hay en la red. Y no sé muy bien si me pasa sólo a mí pero cuando uno se para a escuchar sobre el concepto de lo que son las marcas la inmensa mayoría de los interlocutores se llenan la boca de Apple, Harley Davidson, Coca Cola, turismo cultural y otras tantas maravillas, es más, a veces parece que lo repiten como un mantra mágico que les hará adquirir parte del prestigio de la marca mencionada -y adorada-.

Siendo como soy muy ingenuo al principio analizaba con mucha atención a todos estos gurús -y aspirantes a gurús- para intentar encontrar el camino de la creación de la marca superguay y supergenial que me haría millonario con sólo pronunciar su nombre. Pero la realidad puede más que mi ingenuidad y con el tiempo uno descubre que en la receta para crear una marca de éxito es muy compleja, requiere de aportaciones geniales y de mucha, mucha suerte -Steve Wozniak incluído-.

Como no soy un genio y no conozco a Steve Wozniak me toca lidiar esta corrida de la construcción de mi marca con lo que Dios y la naturaleza me han dado. Nos toca jugar nuestra mano en tiempos complicados pero lleno de oportunidades, la clave está en detectar las oportunidades, en adaptarnos lo mejor que podamos a ellas y en tener mucha, mucha suerte. La realidad define la construcción de mi marca, en el reino de lo cotidiano las estrategias a largo plazo y las declaraciones de intenciones sobre una marca tienen un plazo de caducidad menor aún que el de una carrera universitaria.

Mi empresa -The App Art (http://www.theappart.com)- se dedica a día de hoy a desarrollar aplicaciones y juegos para Facebook y móviles desde la seriedad, la innovación y el compromiso, es así como construimos nuestra marca. Pero esto no implica que dentro de 3 meses, si el mercado lo demanda, nos dediquemos sólo a desarrollar aplicaciones para el mercado sanitario, desde la seriedad, la innovación y el compromiso, eso sí.

Nuestra marca está viva, palpita con su recorrido, no es fruto de un sesudo informe de una prestigiosa consultoría. Y se va a ir adaptando al devenir de los acontecimientos, no a unas tablas del marketing impactantes pero huecas.

Ni mi empresa es Apple ni yo soy Steve Jobs, afortunadamente.


21 de enero de 2012

Megaupload y los trabajos de Hércules

Los 12 trabajos de Hércules son una serie de gestas del legendario héroe griego, tuvo que llevarlas a cabo como penitencia por el asesinato de sus hijos, perpetrado en un ataque de locura inducido por la diosa Hera.

Los 12 trabajos por orden son los siguientes:
  1. Matar al león de Nemea y tomar su piel
  2. Matar a la hidra de Lerna
  3. Capturar al jabalí de Erimanto
  4. Capturar a la cierva de Cerinia
  5. Limpiar los establos de Augías en un día
  6. Matar a los pájaros del Estínfalo
  7. Capturar al toro de Creta
  8. Robar las yeguas de Diomedes
  9. Robar el cinturón de Hipólita
  10. Robar el ganado de Gerión
  11. Robar las manzanas del jardín de las Hespérides
  12. Capturar en los infiernos a Cerbero
La gesta que más nos interesa a nosotros es la segunda, matar a la Hidra de Lerna. La Hidra es descrita en la leyenda como un monstruo de múltiples cabezas con la peculiaridad de que cada vez que le cortaban una le crecían 2 más. Hércules (o Heracles en su versión griega) triunfó en esta gesta aplastando el cuerpo de la Hidra con una gran roca.

Esta leyenda viene a colación porque los sistemas de compartir ficheros (con derechos de autor o sin ellos) son como la Hidra, cada vez que eliminan uno surgen muchos más para sustituirlos. Hace algunos años por ejemplo cuando suprimieron Napster la liaron parda ya que aparecieron decenas de sistemas similares, pero descentralizados y con sistemas de ocultación mejorada. Fruto de aquella situación surgieron los Emules y sus clones.

Cuando se inició la cruzada contra el Emule con la colaboración de las empresas de telecomunicaciones que capaban sus puertos surgieron los Torrents, Ares y demás inventos.

Ahora le ha tocado a Megaupload, una de las empresas más grandes del sector, hablan de millones de euros en beneficios y en pérdidas, como si todo aquel que descarga un fichero de una película lo fuese a comprar. En fin, ahora irán a por Rapidshare y demás, incluso puede que a Dropbox le toque la china.

Me pregunto que nueva tecnología surgirá ahora para ocultar todavía más este tipo de ficheros. ¿Conseguirán poner una roca en la barriga de Internet para mantener el sistema actual?


15 de enero de 2012

Ocultar directorios con .htcaccess

Cuando contratamos un hosting en ocasiones no trae activada la opción de ocultar los directorios, de tal manera que si un usuario llega a una url que no tiene ningún fichero con autocarga ve la listade nuestras carpetas.

Esto es un importante problema de seguridad que deberemos resolver si no queremos sustos. Para hacerlo podemos utilizar el fichero .htaccess, le agregamos (si está creado, si no lo tenemos que crear nosotros) esta línea: IndexIgnore * y ya está, un problema menos :)

.htaccess afectará a la carpeta dónde esté y a todas las subcarpetas que estén dentro de su carpeta.

Espero que os sea de utilidad :)